Consejos para comprar un coche de segunda mano

Si estás pensando comprarte un coche de segunda mano, pero estás preocupado por que puedan timarte, aquí te vamos a enseñar los puntos básicos que debes revisar para evitarlo en la medida de lo posible.
La compra-venta de coches de segunda mano ha aumentado considerablemente en los últimos años, sobre todo, debido a la crisis. La gente ya no tiene tanto dinero para cambiar su coche por uno nuevo, y por eso se tiene más en cuenta la opción de comprar un coche de segunda mano. Estos mismos datos, nos indican que la mayoría de compras se hacen entre particulares, es decir, sin la intermediación de un profesional que asegure el buen estado del vehículo.

Comprar coche segunda mano consejos

Empezamos por el principio: arrancar el coche

El vehículo debe arrancar bien en frío. Un mal arranque en frío puede indicarnos un fallo en la inyección, los calentadores (si es un diésel) o averías más serias.
El coche debe arrancar sin ningún ruido raro. También es importante comprobar si llegado a la temperatura correcta del motor sigue arrancando bien, porque aunque sea menos común, también es un indicativo de que algo no va bien.

Neumáticos

Aquí también es importante, porque aunque unos neumáticos desgastados no suponen ningún problema (los podemos cambiar cuando lo compremos), un desgaste irregular en las ruedas puede indicarnos que el coche no está bien alineado o tiene un problema en la suspensión.

Frenos

Los frenos es una de las partes más importantes del vehículo. Debemos probar la frenada tanto brusca como suave, y que el vehículo responda bien.

Dirección

Tenemos que comprobar que el volante gira bien en todo su recorrido, sin ruidos raros. De paso, podemos vigilar el líquido de la dirección. Es una parte muy olvidada y no está de más mirar que el nivel esté correcto.

Estabilidad

Para comprobar la suspensión del coche, debemos hacer cambios bruscos en la dirección y pasar algún bache, sin notar ruidos raros y viendo una estabilidad en el vehículo.
Un desgaste irregular en los neumáticos también es indicativo de que la suspensión puede estar mal.
Una suspensión en mal estado hace que el coche frene peor, las curvas sean más difíciles de tomar y en definitiva, hace que el coche se comporte mal en muchas situaciones y podamos sufrir un accidente.

Cambio de marchas y transmisión

Es recomendable probar en este aspecto varios puntos:

  • Que el embrage vaya bién, suave y su recorrido sea el normal, sin ruidos o tactos raros. Es indicativo de que el embrague puede estar gastado, o de que hay una avería en él.
  • Caja de cambios: que las marchas entren suaves sin rascar tanto en frío como en caliente.
  • Transmisión: si al tomar una curva y acelerar suena algo raro, puede ser que la transmisión este dañada.

Humos

Hemos de vigilar el humo que sale por el tubo de escape:

  • Un humo azul puede indicar consumo de aceite por ser un motor desgastado.
  • Blanco puede indicar falta de carburante en la combustión.
  • Negro, quiere decir que consume demasiado combustible, aunque esta avería es mucho más simple, pues puede arreglarse cambiando los filtros simplemente.

Además de todos estos consejos, es recomendable también revisar los niveles de aceite y refrigerante, aunque lo normal es que estén bien.
Ante la duda, no te lo pienses. La mejor forma de saber si el coche está en buenas condiciones cuando no sabemos mucho de mecánica es llevárselo a nuestro mecánico de confianza, y que él nos dé su opinión sobre el vehículo.