10 Consejos para comprar una moto de segunda mano

¿Quieres comprar una moto de segunda mano a un precio justo? Las motos son un placer, agilizan los desplazamientos, ahorran tiempo, contaminan menos… Si estás pensando en comprar una moto de segunda mano, te contamos 10 trucos para que realices una buena compra.

Moto segunda mano

1 Uso que daré a mi moto

Para ciudad, una scooter es perfecta, si vamos a disfrutarla por carretera, de mayor cilindrada, para viajar la equiparemos más y para el campo, una enduro será perfecta. ¿Para qué vas a usar la moto?

2 Cilindrada

Elige bien, pues a mayor cilindrada todo sube: impuesto municipal, seguro, revisiones, consumo…Si vas a moverte por ciudad y alrededores, una scooter de 150 cc o una 400 cc si haces pequeñas salidas por circunvalaciones de carreteras. Para carretera o montaña necesitaremos un cilindrada bastante más potente.

3 El vendedor

Habla cara a cara con él. ¿Cuántos kilómetros le haces a la moto al año? ¿Ha tenido alguna caída? ¿Eres el primer propietario de la moto? Si la respuesta es negativa, continúa informándote de quién fue el anterior propietario, cuanto tiempo… ¿Por qué la vendes? Te dará una idea del perfil del conductor y por tanto, del uso que le ha dado a la moto. ¿Tienes un historial de la moto documentado? Sabrás que uso y mantenimiento han dado a la moto.

4 Detectar un timo

La moto tiene un precio muy bajo respecto al mercado.
La persona con la que nos ponemos en contacto no habla por teléfono, no quiere enseñarnos la moto, sólo te comunicas por email…
Te cuentan una historia. “La moto está en otro país…”, para traerla necesitan que pagues primero…. Siempre les corre prisa la venta y corre a tu cargo transporte y transferencia en circunstancias no usuales (no cambiar de nombre por el momento, no enseñártela, prisas…).

5 Análisis de la moto

Fíjate en las partes visibles cómo neumáticos, cadena de transmisión, corona, piñón, los escapes…

Si tienes un amigo mecánico pídele que te acompañe. A veces no es sencillo comprobar el estado de ciertas motos carenadas o scooters, porque los elementos internos están tapados con la carrocería. Infórmate previamente sobre los puntos flojos del modelo y cómo comprobarlos y si puedes, prueba un modelo igual en buen estado antes, para ir con la comparativa.

El carenado, pantallas y colines son los elementos más caros de reparar o sustituir. El asiento se puede sustituir por un precio menor o hasta retapizar, pero si está rajado o pelado, es un indicador de que la moto ha dormido en la calle o tiene muchos kilómetros.

Ten en cuenta los kilómetros y desconfía si el cable del cuentakilómtros está roto. El tacógrafo puede ser un elemento manipulable, mucho más que en un coche.

Para los neumáticos, mira el dibujo, tiene que tener un grosor mínimo de 1,6 mm y también un número DOT (fecha de fabricación), porque a partir de los 4 o 5 años, perderán efectividad aunque la estructura sea perfecta.

En cuanto a las revisiones periódicas de la moto, pide el libro de mantenimiento. Una moto siempre estará en mejor estado si ha llevado sus cambios de aceite, neumáticos… a tiempo.

6 Pruébala

Uno de los mejores indicadores es probarla. Comprobarás tú mismo el funcionamiento, respuesta en curvas, frenos, aceleración… Intenta siempre probarla.

Pídele que te la deje con el motor en frío, ya que un motor caliente arranca más fácil que uno frío y puede que la hayan tenido arrancada para enmascarar algún problema.

Echa un vistazo cerca del motor y fíjate que no haya restos de aceite “fresco” entre las juntas. Escucha la moto, el sonido del ralentí debe ser suave y continuo. Escucha antes una moto de ese modelo pues sabrás si hace ruidos raros. Prueba todos los mecanismos eléctricos (luces, intermitentes, claxon…)

Para comprobar los amortiguadores, presiona sobre el manillar con fuerza, el retorno tiene que ser suave y no a trompicones. Haz lo mismo con el amortiguador trasero.

Mira los discos y pastillas de frenos, que no estén desgastados en su parte exterior, lo que se conoce cómo escalón, que suele producirse a los 75.000 km. Las pastillas es sencillo cambiarlas, no tanto los discos. Pregunta si sobrepasa los 75.000km si las han cambiado ya. Comprueba también el color del líquido (no debe ser negro o muy oscuro) y los discos no deben tener surcos o escalones de más de 2mm en el borde exterior.

Ahora fíjate en la cadena, corona y piñón. No deben tener sus dientes demasiado afilados o rotos, pues tendremos que cambiar todo el kit de transmisión entero. Mira el estado de la cadena tirando de ella hacía arriba por la parte superior del basculante. Mueve la moto para que corra la cadena y comprueba en otro punto. Si la cadena no tiene la misma tensión en toda la longitud, habrá que cambiarla y con ella todo el kit.

Sube la moto al caballete y comprueba que la dirección va libre y sin ruidos raros ni trompicones.

Para el embrague, mete una marcha larga y sal acelerando bastante, si patina, está en las últimas. Prueba que no sea duro y que no haga ruidos raros.

Para ver el estado del motor, acelera en marcha corta en una cuesta. Mira que no salga mucho humo blanco por el escape. Y mira el alabeo (curvatura) de los discos frenando suavemente y comprobando que las manetas no vibran.

Después de probar la moto, en caliente mira el escape para ver si el humo es “normal”, no excesivo y comprueba que no tire aceite por el escape. Un poco es normal, pero que no tire aceite por el escape.

7 Negociación y venta

Tómate con calma la negociación. Si existen elementos en mal estado, negocia una bajada de precio o un arreglo antes de la compra y cierra el acuerdo a un precio justo. Identifica los datos del vendedor, descripción de la moto (marca, número de bastidor, matrícula), precio y hora de la compra-venta, que quede todo debidamente cerrado.

8 Documentación necesaria – papeles.

Acreditar que es propietario de la moto por medio de su documentación y el DNI del vendedor.
Permiso de circulación a nombre del vendedor.
Tarjeta de inspección técnica de la moto.
Impuesto de vehículos.
Seguro de la moto.
Acreditar que la moto no tiene cargas ni gravámenes. Pide un informe de titularidad de la moto en tráfico o a través de una gestoría. Ahí encontrarás el historial de la moto, sus embargos, denuncias, etc…
Acreditar que la moto está en orden de circulación.
Declaración escrita del vendedor de que la moto no tiene caídas ni vicios ocultos.

Firma éste contrato por duplicado y guárdalo todo por si en algún momento estás en el lugar del vendedor.

9 Garantía

Si compras tu moto a un particular, tienes indistintamente 6 meses de garantía.

10 Ahora sí, ¡Disfruta de tu moto!

Ponte el casco y ¡a rodar!