Revisar el coche según kilometraje

¿Sabemos qué revisar en el coche según su kilometraje? Los fabricantes establecen plazos/kilómetros para las revisiones periódicas del coche. El objetivo es mantener la mecánica y seguridad del vehículo en buen estado. Alargaremos la vida útil del vehículo y tendremos un coche “para toda la vida” o al menos, para venderlo, si es el caso en un futuro, en buen estado y con más valor.

Rodaje

Hay un porcentaje del rendimiento del motor que depende de cómo lo utilizamos. Por eso, cuando nos entregan un vehículo nuevo, debemos tener cuidado en esos primeros 1.500 – 3.000 kilómetros (dependiendo del coche). Es recomendable ir aumentando las revoluciones máximas a las que rodaremos, poco a poco. Un viaje por carretera, no por autovía, sino por una carretera con curvas y pendientes, sería lo mejor para esos 1.500-3.000 kilómetros. De lo contrario, tendremos el coche marcado durante toda su vida útil.

¿Cuándo pasar la revisión?

Revisar tu coche según kilometraje

 

Cada marca establece unos plazos para pasar las revisiones periódicas. Sin embargo, la mayoría de las marcas, coinciden en cuando a los indicadores kilometraje realizado para pasar la revisión a nuestro coche.

 

 

Primera revisión: entre 15.000-30.000 kilómetros

En ésta primera revisión es fundamental el cambio del aceite del motor y el filtro de aceite.

También se revisan el filtro del aire, anti-polen y combustible, el sistema de escape, las bujías (en coches de gasolina), las correas de servicio, pastillas, discos de freno, estado general de los neumáticos, sistema de iluminación y todos los niveles de líquidos.

Segunda revisión: entre 30.000 – 60.000

Además de los puntos anteriores, se revisan los sistemas de seguridad, tanto activos cómo pasivos. Anticongelante y líquido de frenos se cambian cada 2 o 3 años, o hasta los 40.000 kilómetros.

Tercera revisión: a partir de los 60.000

El filtro de gasóleo o bujías (en motores gasolina), se deben cambiar a los 60.000 kilómetros. Conviene también cambiar el filtro del aire y revisar el líquido de frenos, además de revisar todos los elementos mencionados anteriormente.

Los amortiguadores se suelen cambiar a los 90-100.000 kilómetros, pero dependerá mucho del tipo de conducción realizada con el vehículo.

La correa de la distribución, a los 120.000 kilómetros aproximadamente. Depende de cada coche, por lo que deberemos seguir las recomendaciones del fabricante. Sin embargo es una de las piezas más costosas de reparar en caso de romperse, por lo que deberemos estar al tanto de su estado y cambiarla antes de que se rompa.

Revisiones preventivas

A partir de aquí, las revisiones serán preventivas. En función del fabricante, la recomendación es hacerlas cada 10.000 – 15.000 kilómetros.

 

Así evitaremos averías y problemas durante la conducción, aumentaremos la vida útil de nuestro coche y nuestra satisfacción al volante.